Mi Experiencia En La Creación De Empresa

Mi Experiencia en la Creación de Empresa
Creación de Empresa

Hablando del plan de empresa, hoy quiero contarles, lo que me sucedío cuando intenté crear mi propia empresa.

Yo había soñado con tener mi propia empresa.  Y como siempre me ha gustado el pan y los pasteles o tortas, me dije yo puedo hacerlo.

No hacía muchos meses había vendido una casa que tenía en otra ciudad;  De pronto me ofrecieron conformar una sociedad, con dos personas que conocía de la congregación donde yo asistía los domingos.  El ofrecimiento no me pareció mal y yo me dejé llevar por el entusiasmo de crear mi propia empresa.

Sin detenerme a pensar como lo iba ha hacer, dije que si.  Yo me sentía segura porque tenía un pequeño capital para iniciar.

Nos registramos en la Cámara de Comercio, para darle mayor seriedad al negocio que estábamos emprendiendo.  Mis funciones iban a ser de Gerente y por su puesto la administradora.  Yo colocaba el capital, y  mis socios aportaban su experiencia como expertos en mercadeo. 

Ya registrados, comenzamos a conseguir los equipos necesarios para la producción del pan y las tortas, solo que cotizando los precios de los equipos nuevos eran muy costosos, y el dinero que tenía disponible no alcanzaba para estos equipos.  Entonces recurrimos a las   compraventas, allí encontramos algunos equipos en buenas condiciones y a precio mucho más módicos.

El negocio funcionaría en las instalaciones de la congregación, así que no nos afanábamos por lo del arriendo.  Conseguimos los insumos, y nos dimos a la tarea de contratar a término indefinido y con las prestaciones de ley al panadero, porque considerábamos que teníamos que tener la confianza de que el funcionario fuera a trabajar con seriedad y no nos fuera a dejar el puesto tirado. 

La mayoría de los panaderos en mi país prefieren trabajar por horas o por turnos; realizan la labor del día y se van a otra parte.  Uno de los socios se encargaba de vigilar los procesos de producción, mientras el otro buscaba los posibles clientes.

Nunca nos sentamos a definir que clase de negocio sería, como lo íbamos a direccionar.  Cuántas personas necesitaría la empresa para que funcionaria bien en todas sus áreas.  Así que simplemente nos dedicamos ha hacer pan para una empresa que tenía el contrato de suministro de alimentos empacados para comedores y colegios distritales.

Sus contratos eran grandes, si.  Pero el pago de las facturas se diferían cada una de ellas a tres meses.  Teniéndola como cliente principal, la empresa se convirtió solamente en fabrica a puerta cerrada sin venta al público diario.

Con los meses el dinero se acabo y recurrí a las tarjetas de crédito para cubrir la demanda de materia prima.  La experiencia solo me duró seis meses, yo rebuscaba el dinero para no parar y dar cumplimiento con todas las obligaciones adquiridas.  Pero llegó diciembre y como los colegios salieron a vacaciones, los pedidos pararon.  La producción se redujo a unos pocos clientes con pedidos bajos y esporádicos.

Desilusionada, tomé la decisión de acabar con el negocio y mis socios estuvieron de acuerdo.  Ninguno de ellos asumió la responsabilidad del pago de las obligaciones, pues su situación económica era muy precaria y lo único que me pedían era dinero para solucionar sus propios problemas.   Ellos renunciaron al derecho de los equipos y los pocos insumos que quedaron,  quedando yo con toda la obligación de las deudas ya contraídas.

Como ven el hecho de no haber realizado un plan de negocio serio, de no habernos sentado a escribir el flujo de ideas que pudieron habernos dado la dirección correcta, nos llevo a una situación penosa, al fracaso y la desilusión de no haber podido sacar adelante el negocio que tanto había soñado. 

Por eso no podemos guiarnos solo con los sueños.  Mi mejor consejo, es que escriba cada una de las ideas que le lleguen a la cabeza con respecto a su emprendimiento.  

Escoja muy bien con quien se va a asociar.  De donde va a sacar el dinero para el negocio, cuál va a ser su nicho de mercado objetivo, cuantos empleados va a necesitar, a donde va a colocar su negocio.  Y sobre todo no se deje llevar por los impulsos.  Dese un tiempo, piénselo bien y haga un buen plan de negocio.

Espero que mi experiencia le haya servido de guía para que no cometa los mismos errores que yo cometí.  No se desanime, ánimo y sigue adelante.  Me encantaría muchísimo leer su comentarios.

Anuncios

Acerca de plandeempresa9

Plan de empresa
Esta entrada fue publicada en Crear Empresa, Mi Experiencia en la Creación de Empresa y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s